¿Posible conflicto entre Paraguay y Argentina por la administración de un tramo de la Cuenca?

El pasado martes 3 de enero, autoridades de la Cancillería paraguaya se reunieron con representantes del sector fluvial para dialogar respecto al cobro de peaje en un sector de la Cuenca Paraguay-Paraná que es administrado por Argentina. En este sentido, durante la reunión también se reafirmó la postura de Paraguay de levantar dicho cobro por medio del diálogo técnico con representantes del vecino país.


4/01/2023.- Hasta el momento, las autoridades paraguayas esperan la confirmación de los detalles para la reunión técnica con representantes argentinos, donde se espera poder analizar los datos a partir de los cuales Argentina trabajó – y se basó – para llevar adelante el cobro del peaje que comenzó a regir el 1 de enero de este año 2023 y genera una suma de costos y pérdidas para Paraguay.

Asimismo, el viceministro de Relaciones Económicas de la Cancillería de Paraguay, Enrique Franco, comentó a la Agencia de Información paraguaya que el cobro del peaje no debe realizarse sin la contraprestación de algún servicio y que por esa razón se buscará primero contrastar la información que posee Argentina sobre trabajos de dragado y otros informes; de igual manera, también comentó que se buscará un diálogo con Brasil y Bolivia, países que conforman la Comisión de la Hidrovía, y que también se ven afectados por el peaje en cuestión.

En línea a esto, durante dicha reunión, el presidente del Centro de Armadores Fluviales del Paraguay, Esteban dos Santos, señaló que las condiciones de la zona del Paraná donde se cobra el peaje no justifica obras de dragado, ya que se caracteriza por sus condiciones favorables para la navegación. Sumado al cobro que genera una discriminacion para embarcaciones de los demás países respecto a las argentinas, es posible preguntarse si esta situación logrará desembocar en un conflicto entre Argentina y Paraguay.

En lo que refiere a recaudación y cobro, las primeras estimaciones realizadas arrojaron un pago anual que va desde los USD $35 a 40 millones para las más de 2.700 embarcaciones que utilizan la Hidrovía Paraguay-Paraná. Se destacó además que el peaje estipulado es de USD $1,47 por tonelada de registro neto de la embarcación para todos, menos para las embarcaciones argentinas que pagaran un peaje de 1,47 pesos argentinos, cobro que representa una discriminación para los demás países.

Antecedentes

En el mes de noviembre, poco después del conflicto originado por Paraguay al intentar contratar a ingenieros militares estadounidenses para el dragado de su tramo de la Cuenca Paraná/Paraguay, el gobierno argentino dio a conocer una noticia controvertida para ese país.

El anuncio fue que todos los envíos en materia de exportación e importación que se realicen a través de la Hidrovía del Río Paraná tendrán que abonar un monto en concepto de peaje. Dicha medida generaría un sobrecosto del 7% para todos los productores en general que utilizan ese canal para comerciar, pero particularmente afectará más a los productores paraguayos.

La decisión fue impulsada por el Ministro de Transporte de Argentina, Alexis Guerrera, y desató un conflicto diplomático luego de que se estableciera cobrar un peaje de US $1,47 por tonelada entre el Puerto de Santa Fe y la Confluencia del río Paraná. Este es un tramo de 1.200 kilómetros por el cual llegan la mayoría de las embarcaciones de origen paraguayo que transportan soja hacia las terminales portuarias del área de Rosario.

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, enfatizó en que la disposición del gobierno argentino “nos hace perder fuerza como región”

Esta medida implicaría pagos de hasta 40 millones de dólares por parte de los empresarios paraguayos, quienes frente a esto, argumentaron que en ese tramo “hay un calado natural del río y no se puede cobrar peaje por un servicio que no se está prestando de manera efectiva”.

En este sentido, sectores privados de Paraguay también llegaron a comparar este pasaje con el impuesto de exportación que tiene Argentina en su país, que es cero, es decir, no existe. Constituyeron también en que la aplicación de esta medida tendrá un mayor impacto en los costos operativos y en la competitividad de la navegación fluvial comercial, afectando de forma directa al comercio exterior paraguayo y de otros países que utilizan la vía fluvial.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay, señaló que “ambas partes acordaron continuar el proceso de diálogo e intercambio de información técnica sobre el tema en futuras reuniones”. El próximo jueves 17 de noviembre se llevará adelante una audiencia pública en Argentina para abordar este asunto.

Sin embargo, el Viceministro de Relaciones Económicas e Integración de Paraguay, Enrique Franco añadió que “entendemos que por ahora [el peaje] no se cobrará, pero seguiremos monitoreando y hablando a nivel técnico”. De la misma manera se pronunció el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, quien durante una conferencia de prensa afirmó “vamos a defender la posición de Paraguay. Creo que lo que necesita la región es mayor competitividad y eso nos hace perder fuerza como región”. Fuente: Escenario Mundial

mercosurabc