¿CÓMO SALVAR LOS BOSQUES?

Una de las cuestiones claves de la Cumbre planetaria de Glasgow, fue la de cómo salvar los bosques de la tierra, en grave riesgo. Si se toma a la deforestación como un país, en el ranking de los emisores de gases invernadero es el tercero. Solo China y USA emiten más. Cada año la situación empeora. En 2020 se perdió un 12% de bosques tropicales respecto a 2019. La destrucción de bosques agrega a la atmósfera el doble de dióxido de carbono, que el lanzado por todos los autos de USA anualmente. Son fundamentales en la absorción del principal gas invernadero. Entre 2007 y 2016 absorbieron el 28% del mismo. Además filtran el agua, enfrían, estimulan las lluvias, y sostienen la biodiversidad.


Si no se frena el ascenso de las emisiones de las energías sucias y la deforestación en la próxima década se puede superar el temido 1.5% de incremento de la temperatura sobre la preindustrial y desatar desastres climáticos cuantiosos, y daños ecológicos irreversibles.

En Glasgow 100 países acordaron frenar drásticamente la deforestación para 2030. El Primer Ministro de Inglaterra Boris Johnson resaltó: “Estos grandes ecosistemas, estas catedrales de la naturaleza, son los pulmones de nuestro planeta”.

Entre los planes acordados se hallan ampliar reservas naturales, proteger a las comunidades locales y las poblaciones indígenas que dependen de los bosques para su supervivencia, fortalecer programas que reduzcan deforestación a cambio de apoyo económico en países en desarrollo, prohibir actividades depredadoras, y otros semejantes. Diversos donantes han anunciado que apoyarán programas de este tipo. Doce gobiernos se han comprometido a aportar 12.000 millones de dólares, empresas privadas 7.000 millones. De esos recursos 1700 millones se destinarán a comunidades indígenas. 30 instituciones financieras decidieron dejar de invertir en empresas responsables de la deforestación.

Entre otros aspectos, múltiples investigaciones muestran que la naturaleza está mucho mejor cuidada en las áreas gestionadas por poblaciones indígenas. Sin embargo sólo reciben el 1% de los fondos de financiamiento pro forestación. También indican que en el Amazonas, la mayor selva tropical, la actual política pública abrió su explotación a intereses avariciosos, a la minería salvaje y hostilizó a los indígenas. Entre agosto 2020/ julio 2021 se destruyeron 4200 millas cuadradas de bosques, una cifra récord.

Es posible preservarlos como lo están haciendo entre otros Canadá, los nórdicos, y Costa Rica.

¿El planeta es salvable? En Glasgow, una joven líder indígena Txai Surui (24 años) habló por los jóvenes y explicó a la masiva audiencia de Jefes de Estado y decisores: “En el Amazonas donde vivo la tierra dice que no tenemos más tiempo. Los animales están desapareciendo, los ríos están muriendo y nuestras plantas no florecen como antes. No cierren sus ojos a la realidad”.

En una nueva obra “El Libro de la Esperanza“, la mayor autoridad mundial en primates, Jane Goodall, 87 años, afirma que por cuatro razones se puede mantener la esperanza: la inteligencia humana, la espiritualidad de las personas, la resiliencia de la naturaleza, y el poder de los jóvenes. Dice: “sabemos qué debemos hacer (entre otros temas como eliminar la deforestación), y tenemos todavía una ventana de tiempo para hacerlo, pero no es una ventana grande, y se está cerrando”.


(*) Asesor de diversos organismos internacionales. Autor de 66 obras traducidas a múltiples idiomas. Premio Internacional CORRESPONSABLES de España 2020. kliksberg@aol.com

mercosurabc